¡Oh María, Madre de Misericordia!, acuérdate de los hijos que tienes en el Purgatorio y, presentando nuestros sufragios y tus méritos a tu Hijo, intercede para que les perdone sus deudas y los saque de aquellas tinieblas a la luz de su gloria, donde gocen de tu vista dulcísima y de la de tu Hijo Bendito. ¡Oh Glorioso Patriarca San José!, intercede juntamente con tu Santísima Esposa ante tu Hijo por las almas del Purgatorio. Amén.

sábado, 10 de marzo de 2018

ORACIÓN CONFIADA PARA PEDIR LA PROPIA CONVERSIÓN

Tú eres la criatura más excelsa del mundo, pues sobre Ti sólo está Dios

¡Santa y Celestial Niña! Tú que eres la elegida por Madre de mi Redentor y la Augusta Medianera de los pobres pecadores, ¡ten piedad de mí! Mira postrado a tus pies a otro ingrato, que a Ti recurre en demanda de piedad. Verdad es que por mis ingratitudes contra Dios y contra Ti, merecía ser de Dios y de Ti desamparado; pero oigo decir y así lo siento, sabiendo que es inmensa tu misericordia, que no te niegas a ayudar al que a Ti se encomienda confiado.

Tú eres la criatura más excelsa del mundo, pues sobre Ti sólo está Dios, y ante Ti, son pequeños los más encumbrados de los cielos; María, la más Santa entre los santos, abismo de gracias y llena de gracia, socorre a un miserable que la ha perdido por su culpa. Yo sé que eres tan amada de Dios, que Él nada te puede negar. Y sé también que disfrutas empleando toda tu grandeza en aliviar a miserables pecadores. Hazme ver, Señora, el gran poder que tienes ante Dios consiguiéndome una luz y una llama divina tan potente, que me transforme de pecador en santo, y que, arrancándome de todo afecto terreno, me inflame del todo en el divino amor. Señora, hazlo, por amor de ese Dios que te ha hecho tan grande, tan poderosa y tan piadosa. Así lo espero, así sea.




No hay comentarios:

Publicar un comentario