Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Sagrado Corazón y del Corazón Inmaculado de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

“Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre. Está cercado de las espinas que los hombres ingratos le clavan a cada momento, y no hay nadie quien haga un acto de reparación para sacárselas”

sábado, 5 de marzo de 2016

LA UNIÓN DEL CORAZÓN DE MARÍA CON EL DE JESÚS

“El Poderoso ha hecho obras grandes en mí”

En este primer sábado de mes, detengámonos a considerar las maravillas que Dios ha obrado en el Corazón Inmaculado de la Virgen María, nuestra Reina y Madre, y que hacen de su Corazón único y excelente por la unión con el Corazón de su divino Hijo Jesús.

Consideremos la unión estrechísima que ninguna otra criatura pudo experimentar con Nuestro Señor Jesucristo desde el momento de la Encarnación hasta el parto virginal: la vida del Niño Dios era la vida de María, la sangre que corría por las venas de Verbo eterno humanado, era la sangre de María, el Corazón de Dios palpitaba a impulsos del Corazón de María. El Dios eterno se hace esclavo de aquella que es su sierva, su vida depende de su criatura. Y esto ya es un misterio ante el cual hemos de asombrarnos con admiración; aprendiendo de ello como Dios para dársenos se hace vulnerable a nosotros: pensemos en el misterio de la Eucaristía. Él quiere dársenos como alimento, por ello se realiza el misterio de la transubstanciación, y en la comunión viene a nosotros… Pero no siempre es recibido debidamente, no siempre el alma se dispone a esta gracia; y no digamos ya de aquellos que se acercan a la comunión en pecado cometiendo sacrilegio. Ojalá aprendiésemos de nuestra Señora a recibir debidamente al Señor que viene a nosotros y se hace eucaristía para nosotros, y viene en los otros sacramentos, y viene en su palabra… y nos concede tantas gracias…

Ojalá nosotros fuésemos como aquella que se reconoce Esclava, inmaculados y humildes para recibir al Rey de los cielos que se abaja a nuestra pobreza.

La unión entre los Corazones de Jesús y María, María y Jesús no fue rota con el parto, pues siempre se mantuvo durante la vida terrena del Señor. Dos corazones que forman un solo corazón, no en unidad de esencia, como la Unidad del Padre y del Hijo, sino en unidad de sentimiento, de afecto y de voluntad.
La Virgen sentía lo mismo que su Hijo, la Virgen amaba los mismo que Jesús, la Virgen quería y deseaba lo mismo que su Hijo Dios.
¿Cuáles eran los sentimientos de María? Los de Jesús. ¿Cuáles eran los afectos de María? Los de Jesús. ¿Cuáles eran los deseos y quereres de María? Los de Jesús. No hubo en ninguna ocasión discrepancia y desunión entre estos Sagrados Corazones, aun a pesar de la oscuridad de la fe pues como relata el Evangelio “Sus padres nos comprendieron su respuesta y María su madre guardaba todas estas cosas meditándolas en su corazón.”

Hoy al venerar y acudir a reparar el Corazón de María, hemos de pedirle también la gracia de nosotros llegar a tener esa unión de sentimientos, de afectos y voluntad con ella. Si hacemos examen, vemos cuanta discrepancia hay entre nuestros sentimientos, afectos y quereres y los de Jesús y de María. “Tened los mismos sentimientos de Cristo” (Fil 2,5) –decía san Pablo a los Filipenses. Tened los mismos sentimientos de Cristo y de la Virgen María, su Madre, es la invitación que hoy se nos hace para en verdad reparar y desagraviar por tantas ofensas, por tantos sacrilegios, por tantas profanaciones.




Jesús y María, haced mi corazón semejante al vuestro: que yo tenga los mismos sentimientos, los mismos afectos, los mismos deseos de vuestros corazones. Purificad mi corazón de los sentimientos, afectos y deseos que me apartan de vosotros. Elevad con la gracia divina aquellos sentimientos, afectos y deseos buenos que hay en mí para que todo lo haga en unión con vosotros. Así lo pedimos. Que así sea. Amén. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario