En este mes María sale a nuestro encuentro para tomarnos por la mano, para introducirnos en el Secreto de su vida interior y ser de esta manera el modelo y la norma de la nuestra

domingo, 16 de febrero de 2014

¡OH REINA DE LOS ÁNGELES!


¡Oh Reina de los Ángeles, bendita Señora!

Y como vos de aquí adelante habéis de ser también mi Patrona, Señora y Madre, cierto que ya no tengo de tener temor ni miedo de hablar con vos y pediros acudáis a mis necesidades, pues soy ya siervo y esclavo y de la Santísima  Trinidad, de quien vos sois esposa, madre del Hijo y sagrario divino del Espíritu Santo.

Con tal Señora y Abogada, contentísimo debo estar y muy confiado que las suertes que me faltan, de aquí a que yo goce de este bien en el cielo, me han de salir ciertas y a mi favor.

¡Ojalá jamás fuese yo ya flaco, tibio ni flojo, pues tantas son más las obligaciones que me corren!

¡En ti, Dios mío, espero. En vos Virgen Benditísima, confío!

Santa Juan Bautista de la Concepción



No hay comentarios:

Publicar un comentario