Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Sagrado Corazón y del Corazón Inmaculado de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

“Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre. Está cercado de las espinas que los hombres ingratos le clavan a cada momento, y no hay nadie quien haga un acto de reparación para sacárselas”

miércoles, 22 de octubre de 2014

HISTORIAS PARA NIÑOS… ¿O ADULTOS LLENOS DE FE?


Sorpresa tras la celebración del Corpus Christi…

Aquellas mañana de junio no podía haber despuntado más radiante en el horizonte. El sol resplandecía de una forma muy especial, los pájaros cantaban con regocijo, el rumos de los arroyos parecía contar la gloria de su Creador… Toda la naturaleza daba muestras de júbilo el día en que se celebraba la Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo.

Y si hasta en los seres irracionales traslucía esa alegría, con mayor razón aún se manifestaba en los fervorosos fieles de aquella aldea. Instruidos con esmero por el padre Pierre a respecto de la devoción al Santísimo Sacramento, todos estaban muy empeñados en preparar la ceremonia de la tarde: los monaguillos y sacristanes se ocupaban de la ornamentación del altar; las mujeres, de los arreglos florales y de la limpieza de la iglesia; los hombres, de acondicionar y adecentar los caminos por los que pasaría la procesión. En cuanto al sacerdote, pasó casi toda la mañana en el confesionario, pues su rebaño, más que ofrecerle pompas exteriores al Señor, deseaba ofrecerle un alma limpia de toda falta, digna de recibirlo en la Sagrada Comunión.


 A la hora prevista para la Santa Misa, la pintoresca iglesia estaba tan bien adornada y brillante que más se parecía a una pequeña catedral. La ceremonia se realizó con el máximo esplendor y compenetración despertando una piedad todavía más ardiente en los corazones de los fieles. El párroco mal conseguía contener su alegría y, por la noche, antes de recogerse, rindió al Señor una fervorosa acción de gracias por los beneficios y dones derramados en aquella celebración.

Sin embargo, tras las numerosas muestras de devoción que había presenciado, no podía ni imaginar la terrible sorpresa que le esperaba a la mañana siguiente…

Como de costumbre, el padre Pierre se despertó antes del amanecer e inmediatamente fue a prepararse para la Santa Misa matutina. Arrodillado en uno de los primeros bancos de la iglesia, rezaba: le pedía a la Santísima Virgen, además de las intenciones habituales, un amor más puro e intenso a la Sagrada Eucaristía para sí y para todas las almas confiadas a él. Pero mientras se iba acercando al altar, se dio cuenta de que había algo raro… le costaba creer lo que sus ojos veían. El sagrario había sido forzado y se habían llevado los dos copones llenos de formas consagradas que él mismo había guardado en la víspera. Enseguida ordenó que repicasen las campanas a arrebato para convocar a la feligresía.

Todos acudieron con prontitud al aviso, manifestando un ferviente deseo de desagraviar tan infame pecado y encontrar cuanto antes las Hostias robadas. Aunque, ¿por dónde empezarían si no había ninguna pista de los sacrílegos asaltantes? El celoso sacerdote dividió a la gente en grupos, exhortándoles a pedir con insistencia el auxilio divino para localizar las Sagradas Especies.

Algunos emprendieron la búsqueda por  los alrededores de la iglesia; otros, por los montes que rodeaban la aldea; y el resto se dirigió a los campos cultivados, confiando que descubrirían algún vestigio de lo sucedido. Con todo, a pesar del esfuerzo, ninguno de los grupos obtuvo el mínimo éxito en sus investigaciones. Al caer la tarde, cuando todos regresaban extenuados y abatidos, oyeron a lo lejos los gritos de un niño jadeante:

-¡Padre, padre! ¡Lo hemos encontrado! ¡Venga deprisa!

El párroco se levantó de un salto y siguió al niño a paso ligero, hasta alcanzar una plantación de trigo, distante unos cinco kilómetros. Al llegar al lugar -¡oh, maravilla!, el padre Pierre encontró, envueltas por una suave luz, las formas intactas. No obstante, los copones habían desaparecido y, aún peor, infelizmente sólo estaba la mitad de las Hostias robadas…

Recogieron con reverencia las Sagradas Formas y volvieron a la iglesia, en improvisada procesión. Allí pasaron la noche en vigilia, turnándose en la adoración al Santísimo Sacramento. Y la búsqueda de las demás Hostias continuó durante más de una semana, sin que decayese el ánimo o la fe de los aldeanos, a pesar de la falta de buenos resultados.

Cierto día, Jacques, el panadero, que cada mañana llevaba sus panecillos de maíz, baguetes y bollos a vender en la ciudad, se fijó en una distinguida señora sentada en una piedra, bajo un roble, junto al camino. Más tarde, ya de regreso, vio que la noble dama seguía allí. Entonces decidió acercarse. Se presentó con sencillez y le preguntó respetuosamente si le podía ayudar en algo.

Tras agradecer la cortesía, la hermosa señora le respondió con suavidad y dulzura:

-Estoy haciéndole compañía a mi hijo.

Sin entenderlo bien, pero intuyendo alguna cosa, Jacques hizo una respetuosa venia y se retiró estupefacto.

Cuando llegó a avisar de lo sucedido al padre Pierre. El sacerdote conocía al panadero desde niño y sabía que no era propenso a fantasías. Mientras éste le estaba hablando, el párroco lo observaba atentamente y se afirmaba a cada instante en él la convicción de que aquello era una señal. Mandó que todo el pueblo se reuniera, e inmediatamente se dirigió hacia el roble.

La distinguida señora ya no estaba, había desaparecido sin dejar rastro… Sin embargo, una suave luz emanaba por una hendidura desde el interior de aquel árbol. Conteniendo la emoción, el padre Pierre introdujo el brazo por la abertura y su mano enseguida palpó un objeto de metal. ¡Era uno de los copones desaparecidos! Desdobló un corporal encima de una piedra –justo sobre la que Jacques había visto sentada a la hermosa dama-, dejó en él el copón y se arrodilló entes de abrirlo. Pero se llevó una decepción: ¡estaba vacío! Tan sólo algunos fragmentos, dispersos y minúsculos, indicaban que allí había estado las Sagradas Especies, y quizás se tratase de las que ya habían encontrado antes. ¿Dónde habrían puesto el otro? ¿Contendría aún al Santísimo Sacramento?


 Tan absorto estaba en sus pensamientos que Jacques tuvo que tocarle el brazo para llamar su atención:

-¡Padre, Pierre, padre Pierre! La rendija en el roble sigue iluminada. Debe haber algo más…

El sacerdote se giró y con mucha agilidad introdujo de nuevo el brazo en la hendidura, ¡tocando el segundo copón! ¡Y las Hostias faltantes, de hecho, continuaban en su interior!

Tras un breve acto de adoración, el párroco cogió las Sagradas Formas, las cubrió con un velo y las llevó hasta la iglesia, donde ya repicaban las campanas. Mientras iba rezando jaculatorias o acompañaba los cantos que el pueblo entonaba, pensaba en lo sucedido… ¡La pérdida y el encuentro de Jesús Eucaristía había hecho que todos fueran más conscientes del inmenso valor del Santísimo Sacramento!



Hna. Ariane Heringer Tavares, EP

Fuente revista "Heraldos del Evangelio", número 131, junio 214



No hay comentarios:

Publicar un comentario