Por tanto, siempre que hablemos, pensemos, meditemos o tengamos alguna devoción a este Purísimo Corazón entendamos que lo hacemos para honrar al amor de la Virgen, pero encerrado en su Corazón como en un vaso precioso. Su amor es la joya, pero su Corazón es el cofre que lo encierra

sábado, 1 de agosto de 2020

ORACIÓN A NUESTRA MADRE PARA EL MES DE AGOSTO

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.