Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Sagrado Corazón y del Corazón Inmaculado de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

“Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre. Está cercado de las espinas que los hombres ingratos le clavan a cada momento, y no hay nadie quien haga un acto de reparación para sacárselas”

miércoles, 20 de enero de 2016

ORACIÓN A LA VIRGEN MARÍA, POR LOS SACERDOTES, EN EL MISTERIO DE LA VISITACIÓN


Madre de Jesús, que no haya en tu Iglesia sacerdotes sin celo de Jesús. Multiplica sacerdotes que lleven a Jesús sin malas compañías de los celos propios, que lleven a solo Jesús y a donde él quiera, a las almas de los ricos y de los pobres, de los sabios y de los ignorantes, de los grandes y de los pequeñuelos, de los que halagan y de los que repugnan... ¡Qué el único tesoro en que confiemos, la única carga que nos preciemos de llevar los sacerdotes sea sólo Jesús solo. Que todo nuestro ingenio, nuestro poder, nuestro valer, lo que gaste nuestras fuerzas, nuestro tiempo, nuestra salud, se empleen en llevar a Jesús siempre y con la prisa y el gozo que Tú lo llevaste y con el gozo que Él se dejo llevar por Ti y con el gozo de las almas que sin conocerlo lo esperan, lo llaman, lo necesitan!

¡Madre Sacerdotal que en la Visitación llevas a tu Jesús con prisa, que la prisa de llevarlo a los que lo necesitan no deje vivir quietos a tus sacerdotes!

Beato Manuel González, 
Obispo de los Sagrarios Abandonados




No hay comentarios:

Publicar un comentario