Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Sagrado Corazón y del Corazón Inmaculado de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

“Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre. Está cercado de las espinas que los hombres ingratos le clavan a cada momento, y no hay nadie quien haga un acto de reparación para sacárselas”

sábado, 10 de enero de 2015

SANCTAE MARIAE IN SABBATO

Diffúsa est gratia in labiis tuis. Proptérea benedíxit te Deus in aeternum

Salve, estrella del mar,
Madre de Dios excelsa,
Inmaculada Virgen,
del cielo feliz puerta.

Al escuchar el “Ave”
que el Ángel te dijera,
danos la paz bendita,
mudando el nombre de Eva.

Da libertad al preso,
y al ciego la luz bella,
alcánzanos mil bienes,
nuestros males destierra.

Muéstranos que eres madre,
y por Ti nos atienda,
el que por redimirnos,
sangre tomó en tus venas.

¡Oh Virgen!, cual ninguna,
y dulce entre las buenas,
ya libres de pecados,
danos paz y pureza.

Haz casta nuestra vida,
y muéstranos la senda
por llegar a Jesús
y hallar dicha perpetua.

A Dios Padre y a Cristo
se dé alabanza eterna,
y al Espíritu Santo
igual el honor sea.

Así sea

Del Oficio Parvo de la Santísima Virgen María




No hay comentarios:

Publicar un comentario