Flos Carmeli, vitis florigera, splendor caeli, virgo puerpera singularis. Mater mitis sed viri nescia Carmelitis esto propitia stella maris


sábado, 17 de enero de 2015

LA ORACIÓN PREDILECTA DE MARÍA

La Santísima virgen, entrega el Rosario a Santo Domingo de Guzman - Santuario de Lourdes, Francia

No es posible expresar cuánto prefiere la Santísima Virgen el Rosario a las demás devociones, cuán benigna se muestra para recompensar a quienes trabajan en predicarla y cultivarlo y cuán terrible, por el contrario, contra quienes se oponen a este modo de oración.

Santo Domingo no puso en nada tanto empeño durante su vida como en alabar a la Santísima Virgen, predicar sus grandezas y animar a todo el mundo a honrarla con el Rosario. La poderosa Reina del Cielo, a su vez, no cesó de derramar sobre el Santo bendiciones a manos llenas.

Ella coronó sus trabajos con mil prodigios y milagros y él alcanzó de Dios cuanto pidió por intercesión de la Santísima Virgen.

San Luis María Grignion de Montfort
“El secreto admirable del Santísimo Rosario”




No hay comentarios:

Publicar un comentario