Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Sagrado Corazón y del Corazón Inmaculado de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

“Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre. Está cercado de las espinas que los hombres ingratos le clavan a cada momento, y no hay nadie quien haga un acto de reparación para sacárselas”

lunes, 28 de mayo de 2012

MES DE MAYO A LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA (final)


DÍA VEINTIUNO

MARÍA, FLOR DE LAS FLORES

Fuiste Tú, Madre mía, la flor blanca, pura y nacarada, en cuyo cáliz se posó el rocío del cielo, Jesús... El Sol del cielo besó ese cáliz, fecundándolo... La gracia puso en Ti aromas y colores, que Te hacen la Flor por excelencia bella... Te levantas en el vergel florido de las almas buenas como el lirio se yergue en la pradera, para ser rey de los campos y de las flores...

Reina de las flores, gustas, Madre mía, que las almas sean jardín florido, bajo los rayos del Sol de la gracia, Jesús... Las flores de estos jardines son la mejor gala de tus altares en el mes de Mayo... ¿Hay flores en mi alma? Lirios de pureza, violetas de humildad, rosas de caridad, pasionarias de penitencia... ¿las hay en mi alma? Quiero cuidar con más cariño el árido, pobre jardín mío, hasta ahora tan abandonado...

Propósito.- Ofrece todos los días a María un flor espiritual.

DÍA VEINTIDOS

MARÍA, SENDA DEL PARAÍSO

Los hombres vivían alejados del camino de la verdadera vida... Cuarenta siglos anduvieron errantes, a ciegas, sin encontrarlo... Jesús vino a la tierra, y, sin que nadie pudiese discutirle, dijo: Yo soy el camino... Camino que lleva indefectible y seguramente a la vida, que es el mismo Dios... Pero, Tú, Madre mía, eres madre de Jesús, Tú eres Jesús comenzado, el principio de esa senda segura y hermosa del cielo... Encontrarte, tenerte a Ti, es encontrar y tener a Jesús...

Las madres enseñan a dar los primeros pasos a sus hijos... Las madres los llevan dulcemente de la mano, para que no tropiecen... Madre mía, enséñame, guíame en el camino del cielo... Tú eres ese mismo camino... ¡Qué dicha de haberte encontrado! ¡Oh, no quiero apartarme jamás de Ti!...

Propósito.- Confía a la Virgen la dirección de tu alma.

DÍA VEINTITRÉS

MARÍA, ESCALA DEL CIELO

Es cierto, Madre mía, que Jesús, tu Hijo, fue el soberano reconciliador de los hombres con Dios… El es, no sólo la Víctima, Hostia y Sacerdote, sino también el Medianero que vive siempre en el cielo, según frase de los Libros Santos, “intercediendo por nosotros”, como Hombre Dios… Pero, esta misma condición de Dios, ¿no pudiera ser motivo de temor a las almas débiles, pusilánimes, cargadas de crímenes, que han provocado las justas iras de ese Dios?... ¿Cómo acudir a Él por Él?...

Tú realizas, Madre mía, esa misión, recibiendo en tus brazos de madre a entrambos hijos: al ofendido y al ofensor… Por esto mismo eres la escala del cielo… Las almas débiles y pusilánimes, acobardadas por grandes pecados, pueden sin miedo acudir a Ti, seguras de que el miedo no las hará vacilar al subir por Ti a las alturas del Dios del cielo…

Propósito.- Acudir siempre a Jesús por María.

DÍA VEINTICUATRO

MARÍA, SEÑORA MÍA

No es preciso, ponderar, Madre mía, por qué soy tuyo… Tienes todos los títulos a un dominio pleno sobre mí, como Reina y Madre mía… Pero mi corazón, ansiando ligarse aún más fuertemente a Ti, quiere recrearse en este título con que hoy Te invoco… ¡Señora mía! No deseo tener otro dueño que Tú… Quiero pertenecerte entera y totalmente…

Tú, Madre mía, eres mi Señora, y yo soy tu siervo humilde… Tú mandas en mí, y yo quiero obedecerte… Tú no permitas que alguien impere en mí, y yo no quiero tener otra Señora que Tú… Tú vela y cuida de mí, y yo me abandono enteramente a tu protección… Tú recibe mis humildes servicios y dame, Señora, como mejor premio y salario el servirte eternamente.

Propósito.- Ofrécete y conságrate a María, como humilde esclavo suyo.

DÍA VEINTICINCO

MARÍA, SOSTÉN MÍO

¿No son los hijos siempre niños para sus madres, dulce Madre mía?... Porque lo son, se convierten ellas en el apoyo más fiel, dulce y fuerte y constante de ellos… En las horas de duda, lucha, vacilación, están ellas al lado de sus hijos con la ilusión y consagración de los días de la infancia, para llevarlos de la mano, sortear los peligros, calentarlos en su regazo y cobijarlos con su pecho…

Mi guía y sostén eres Tú, Madre mía de mi alma… Pobre niño, vacilo, y titubeo, y temo, y… no sé andar… Dame Tú la mano blanda, acariciadora, maternal, para que no tropiece, vacile y caiga… ¿Quién mejor puede sostenerme que Tú?... Madre mía, me apoyo e Ti, con la confianza y dejadez de un niño…

Propósito.- Ten sentimientos infantiles con relación a tu Madre, María.

DÍA VEINTISÉIS

MARÍA, GLORIA MÍA

¡Qué santo y legítimo es el orgullo con que un hijo llama madre a la mujer digna por todos los títulos, de este augusto nombre…! Madre, vale tanto como abnegación, dedicación, providencia, ternura, comprensión, indulgencia, amor, amor, amor… ¡Con qué santo orgullo pienso que Tú eres mi madre!, ¡oh, dulce Madre mía…! No hay dote excelsa que no brille en Ti para mí… La grandeza, la bondad, la belleza, triple diadema, hecha por Dios, ciñe tus sienes… para mí…

Tú, Madre mía, eres mi gloria, porque jamás pude soñar, ni mucho menos merecer, tenerte por madre… ¡Si yo fuera gloria tuya…! ¡Si pudiera ser para Ti el timbre de orgullo que lo son los buenos hijos para sus madres…! Quiero serlo… Pero, al menos, acuérdate de que, aunque no lo sea como debiera, siempre lo será para Ti el ser buena hasta para los malos… ¡Madre mía…!

Propósito.- No deshonres con tu vida el excelso título de hijo de María.

DÍA VEINTISIETE

MARÍA, CONSUELO MÍO

Es éste otro de los dulces oficios de madre: consolar a los hijos… La vida es inquietud, y en la inquietud hay torturas… La vida es llanto, y en el llanto hay duelo… La vida es un continuo agonizar, y la agonía es el mayor dolor… En las luchas, en las inquietudes, en las lágrimas, en la agonía… ¿quién puede consolar, sabe consolar y quiere consolar como una madre…?

Tú, Madre mía, fuiste para Jesús el único consuelo de su vida… Sus divinos ojos pudieron beber siempre el maternal consuelo en los tuyos maternales… En su infancia, en su destierro, en su vida apostólica, en su pasión… el único lenitivo fuiste Tú…
Jesús, Madre mía, Dios, no precisaba tanto esos maternales consuelos como yo, pobre, desgraciado hijo tuyo también… ¡Qué profundamente necesito en la vida, oh Madre, de tus consuelos…!

Propósito.- En las dificultades de la vida, acude siempre a María.

DÍA VEINTIOCHO

MARÍA, MADRE SOLÍCITA

Nadie vela con el interés de una madre. Únanse en ella la intuición y el instinto, el amor y el deber y la abnegación para convertirla en la providencia de los hijos… En el nido del hogar extiende las calientes alas, cobijando…; y clava los ojos, avizores, en el horizonte, precaviendo peligros…; y rasga el propio pecho, si es preciso, como el pelícano amoroso, dando la propia sangre, y en ella la vida, a sus hijitos…

Solicitud, desvelo constante eres Tú, Madre mía, para mí… Aquella escena de las bodas de Caná, en que atiendes con tierno interés la preocupación de los jóvenes esposos, e impulsas a tu Hijo a obrar el primer milagro… ¡qué constantemente se repite…! ¡No tienen vino…! exclamaste, dirigiéndote a Jesús… ¡Madre mía! Con intuición de madre Tú adivinas aun aquello mismo que no sé decirte o no acierto a decirte… Anticípate Tú a mis necesidades, cuídame, defiéndeme… interesa a Jesús por mí…

Propósito.- Ten gran confianza en la solicitud maternal de María, al mirar el provenir.

DÍA VEINTINUEVE

MARÍA, REINA Y MADRE DEL PURGATORIO

También en el Purgatorio, lugar de expiación y de dolor, reinas Tú, Madre mía… Las almas que allí viven te han amado en la tierra, han muerto en tus brazos, invocando tu Nombre… Te han encontrado nuevamente en el divino Tribunal, como Abogada y Defensora… Te aman ardientemente, cantando tus bondades, mirándote suplicantes en el Purgatorio… ¿Puede una madre ver, impasiblemente, sufrir a sus hijos?... ¿Podrá no estremecerse tu Corazón de ternura al ver las almas del Purgatorio, Madre mía?...

¡Qué poco invoco tu intercesión a favor de tantas almas queridas como en el Purgatorio tengo, Madre mía! ¡Qué poco recuerdo a quienes quiero y allí sufren…! Debo rectificar mi conducta… Nadie como Tú, Madre mía, puede y debe interesarse por mis almas queridas del Purgatorio… ¡Reina!: manda que se rompan sus cadenas… ¡Madre!: llévalas a Ti…

Propósito.- Haz en honor de María y provecho del Purgatorio, el voto de ánimas.

DÍA TREINTA

MARÍA, REINA DE LA PAZ

Después del diluvio de desventuras que el pecado trajo a la tierra, fuiste Tú, Madre mía, no sólo el arco iris que brilló en los cielos, anunciando el perdón y la compasión de Dios, sino también la blanca paloma que trajo el ramillete de oliva al mundo, símbolo de la paz entre el cielo y la tierra… Por Ti, los hombres se han reconciliado con Dios… En Ti el Juez y el reo se han encontrado, abrazándose…

Nadie mejor que Tú puede llevar el hermoso título de Reina de la paz… Por Ti se reconcilió Dios con los hombres, haciéndose Hijo tuyo, para ser Hermano nuestro y constituir la gran Familia Cristiana, en la cual todos somos hermanos, hijos de Dios, hijos tuyos… Por eso eres Madre no sólo de justos, sino hasta de pecadores, para que lo sentimientos de paz y fraternidad reinen en tus hijos… Dadme, Madre mía, la paz para el mundo, para mi Patria, para los míos, para mí…

Propósito.- Pide frecuentemente a María el bien de la paz.

DÍA TREINTA Y UNO

MARÍA, ABOGADA DE LA BUENA MUERTE

Nunca las madres aparecen más dignas de su augusto nombre como en el trance de la muerte de sus hijos… El amor y el dolor las transforma en tal manera, que borrado el fondo de egoísmo que existe en el ser humano, se idealizan en la sublimidad… Nadie más madre que Tú, Madre mía… Nadie mejor madre que Tú, Madre mía… ¡Cómo no auxiliarás a tus hijos moribundos…!

Recuerdo el momento doloroso del Calvario… Recuerdo la agonía dolorosísima de Jesús… Te veo a Ti, Madre mía, Amor y Dolor, velando aquel morir lento y cruel de tu Hijo… Contando los eternos minutos de su agonía, amargada con su hiel, herida con sus heridas, punzadas con sus espinas, taladradas con sus clavos y su lanza… Desde entonces sé cuánto sabes consufrir son tus hijos… ¡Cuánto espero de Ti en la hora de mi muerte…! ¡Madre!: Sélo entonces de este pobre hijo tuyo…
Propósito.- Haz, en honor de María y provecho del Purgatorio, el voto de ánimas. Pide frecuentemente a María el bien de la Paz. Reza diariamente Tres Avemarías a la Virgen, para que te ampare en la hora de la muerte.

Propósito.- Reza diariamente tres Avemarías a la Virgen, para que te ampare en la hora de la muerte.

"Mes de Mayo brevísimo" del R. P. Juan R. de Legísima, O.F.M.

No hay comentarios:

Publicar un comentario