Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Sagrado Corazón y del Corazón Inmaculado de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

“Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre. Está cercado de las espinas que los hombres ingratos le clavan a cada momento, y no hay nadie quien haga un acto de reparación para sacárselas”

jueves, 14 de noviembre de 2013

PEQUEÑOS ROSARIOS DE FERVOR - ROSARIO DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN (en las tentaciones)


Son muy fáciles de rezar, en los ratos libres que hay en los  viajes, en el trabajo, y muy eficaces para obtener el amor de la Santísima Virgen María, nuestra Santa Madre... por la conversión de los pecadores... gracias escogidas...

En las cuentas pequeñas:

Oh María sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a Vos

En las cuentas grandes:

Gloria al Padre, al Hijo... etc...

Y sobre la Cruz:

ORACIÓN DE SAN BERNARDO

Acordaos, Oh piadosa
Virgen María, que jamás se ha
oído decir que ninguno de los
que han acudido a Ti,
implorado tu asistencia
y reclamado tu socorro,
haya sido abandonado de Ti.
Animado con esta confianza,
a Ti también acudo,
Oh Virgen Madre de las vírgenes,
y aunque gimiendo
bajo el peso de mis pecados,
me atrevo a comparecer
ante tu presencia soberana.
No desechéis, Oh Madre de Dios,
mis humildes súplicas;
antes bien, escuchadlas y
atendedlas favorablemente.

Así sea

No hay comentarios:

Publicar un comentario