¡Oh Corazón Inmaculado de María, generoso y magnánimo como de Reina, amoroso y compasivo como de Madre!: oíd los suspiros del último de vuestros hijos que confiado acude a depositar en Vos los sentimientos y aspiraciones de su alma


lunes, 28 de mayo de 2018

NUESTRA MAYOR ALEGRÍA EN EL CIELO

¡Amad a la Virgen y hacedla amar! Rezad el Rosario, rezadlo siempre. ¡Rezadlo cuantas veces podáis! El Rosario es la oración que hace triunfar sobre todo y a todos. Ella, María, nos ha enseñado así, lo mismo que Jesús nos enseñó el Padrenuestro.

Santo Padre Pío de Pietrelcina 

Aun siendo una mera criatura, María Santísima fue de tal modo colmada de gracias por la Providencia Divina que –podemos afirmar- todas las santas alegrías de la tierra y del cielo no se comparan con su alegría.

En efecto, Nuestra Señora, Ella solo, está más inundada de gloria, tiene mayor abundancia de felicidad y de intimidad con Dios, le dedica mayor veneración y recibe de parte de Él un respeto mayor, que todas las criaturas angélicas y humanas reunidas.

Si, como ardientemente debemos desear, la Virgen nos obtiene la gracia de la salvación eterna, nuestra mayor alegría en el cielo, después de la visión beatífica, será contemplar el alma Santísima de María y, en Ella, los reflejos de las infinitas perfecciones de Dios, Nuestro Señor.

Plinio Corrêa de Oliveira



No hay comentarios:

Publicar un comentario