O quam tristis et afflicta fuit illa benedicta Mater unigeniti! Quae maerebat et dolebat et tremebat cum videbat nati poenas incliti

lunes, 18 de diciembre de 2017

LA ESPERA III

Todo lo espera, todo lo recibe de su Madre y, no obstante, desde allí está dirigiendo al mundo, está siendo la alegría de los ángeles 


Contempla en este momento la vida de Jesús, oculta y escondida como en un sagrario en el seno de María. ¡Qué oscuridad y silencio el de esta vida de Jesús! ¡Qué debilidad e invalidez la de Jesús! Todo lo espera, todo lo recibe de su Madre y, no obstante, desde allí está dirigiendo al mundo, está siendo la alegría de los ángeles y sobre todo, está de día en día santificando más y más con su presencia, con su contacto, a su querida Madre. ¡Qué misterio! ¡Qué vida más activa la de María con su Hijo y la del Hijo con su Madre! Pero toda, vida de actividad interior.



No hay comentarios:

Publicar un comentario