En este mes María sale a nuestro encuentro para tomarnos por la mano, para introducirnos en el Secreto de su vida interior y ser de esta manera el modelo y la norma de la nuestra

sábado, 30 de septiembre de 2017

A TI MADRE SANTÍSIMA DE LOS DOLORES

Concédeme, ¡oh Reina de los Mártires!, vivir en la cruz con paciencia, morir en la cruz con esperanza y reinar por la cruz con gloria
¡Oh Virgen Dolorosa!, por el dolor que sufriste cuando perdiste a tu Hijo en Jerusalén y estuviste tres días buscándole, te suplico que nunca yo le pierda por el pecado y que, si le pierdo, le busque con arrepentimiento, y buscándole, le halle con la sincera confesión en el templo y le conserve con verdadera religión.


No hay comentarios:

Publicar un comentario