… continúen rezando el Rosario todos los días. Es preciso que se enmienden; que pidan perdón por sus pecados… Que no ofendan más a Dios Nuestro Señor, que ya está muy ofendido… (Nuestra Santa Madre en Fátima)

jueves, 17 de agosto de 2017

LA DORMICIÓN DE NUESTRA MADRE MARÍA

"María murió de amor. Esta fue su enfermedad de toda su vida"

MUERTE DE MARÍA

Realidad de su muerte.- María murió en realidad, aunque no estaba sujeta a la muerte. Esta es castigo del pecado y, por lo mismo, no pudo ser castigo del alma Santísima y Purísima de María. Ella no tuvo ni pecado original, ni actual, ni mancha de la más pequeña imperfección. No obstante, Dios quiso que muriera, para imitar así a su Hijo, que también murió; para aumentar aún más sus merecimientos, pasando por esa humillación tan terrible y repugnante que no había merecido, sobre todo para servirnos de ejemplo y consuelo en nuestra muerte.

Fue muy conveniente que Cristo muriera para satisfacer abundantemente por nosotros, para vencer con su muerte la muerte del pecado, para demostrarnos que era verdadero hombre, igual que nosotros, capaz de sufrir, de sentir, de parecer, de morir como los demás, para experimentar en sí las angustias de la muerte y servirnos de admirable ejemplo de fortaleza y paciencia en nuestra agonía. Por tanto, si fue conveniente que Cristo muriera, ¿no la haría de ser también que muriera su Madre? Si muere el Redentor, ¿no había de morir la Corredentora?

Piensa ante esta realidad de la muerte de María, la realidad de la tuya. Tú sí que realmente tienes que morir, necesariamente tienes que morir, pues si la muerte entró en el mundo por el pecado, tus pecados han merecido mil muertes. Con ella debes satisfacer lo que ofendiste a Dios pecando.

Muerte de amor.- María murió de amor. Esta fue su enfermedad de toda su vida. Santa Teresa de Jesús moría, porque no moría de amor. Santa Imelda murió en un éxtasis amoroso. Y así otros santos, no pudiendo resistir la fuerza del fuego del amor que les abrasaba, tuvieron que morir, pues, ¿qué pasaría en la Virgen? Lo admirable es que viviera. Eso era un milagro continuo. Pues naturalmente, debía morir.

¿No has visto árboles cargados de fruto que no pueden sostenerlo? Así fue la Santísima Virgen, árbol riquísimo que no pudo sostener el fruto de aquella preciosísima alma que, cargada desde el primer instante de la plenitud de la gracia, fue creciendo y aumentando sin cesar ni un solo momento se su vida. ¿Cómo pudo aquel cuerpo, aunque tan puro, tan santo, tan inmaculado, sostener aquella alma que ya, desde su misma concepción, se elevaba con fuerza irresistible hacia el cielo?

Además de esto, ¿cuál sería la dulcísima y a la vez violentísima fuerza con que Jesús atraería al alma de su Madre?, y ¿cuál el anhelo de esta blanquísima paloma por volar a su Jesús? no hay duda que para Ella se escribieron aquellas palabras: “¡Ay! Y cuánto se prolonga mi destierro. Por cuánto tiempo he vivido con los moradores de Cedar y ha estado mi alma peregrinando en esta vida”. Otras veces, con más ardor que David, exclamaría: “Como el ciervo corre a la fuente de las aguas, así mi alma te desea a Ti, mi Dios. ¿Cuándo será que venga y me presente delante de Ti? En fin, hablando con los ángeles les diría aquello del Cantar de los Cantares: “Os conjuro, moradores de la celestial Jerusalén, que si encontráis a mi Amado le digáis que estoy enferma de amor”

Y así se fue encendiendo por momentos, cada vez más, aquel volcán que ardía en su alma, hasta llegar a consumirla y abrasarla por completo. ¿No te da envidia? ¿Por qué no amar así a tu Dios? ¿Por qué no dejarte abrasar por Él, si Él quiere encender en tu alma este divino fuego? ¡Qué vergüenza pensar que todo depende de ti, que la culpa de que así no sea, está en ti y no solo en ti!


No hay comentarios:

Publicar un comentario