Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Sagrado Corazón y del Corazón Inmaculado de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

“Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre. Está cercado de las espinas que los hombres ingratos le clavan a cada momento, y no hay nadie quien haga un acto de reparación para sacárselas”

domingo, 7 de mayo de 2017

MES DE MAYO, MES DE MARÍA (con el Santo Padre Benedicto XVI)

La Virgen María ama con Amor de Dios (I)

“María se levantó y se puso en camino a prisa hacia la montaña, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. María se quedó con ella unos tres meses y volvió a su casa” (S. Lc. 39, 40-56)

Entre los Santos, sobresale María, Madre del Señor y espejo de toda santidad. El Evangelio de San Lucas la muestra atareada en un servicio de caridad a su prima Santa Isabel, con la cual permaneció “unos tres meses” (1, 56) para atenderla durante el embarazo. “Magnificat ánima mea Dóminum”, dice con ocasión de esta visita –“proclama mi alma la grandeza del Señor”- (S. Lc. 1, 46), y con ello expresa todo el programa de su vida: no ponerse a sí misma en el centro, sino dejar espacio a Dios, a quien encuentra tanto en la oración como en el servicio al prójimo; sólo entonces el mundo se hace bueno. María es grande precisamente porque enaltece a Dios en lugar de a sí misma. Ella es humilde: no quiere ser sino la sierva del Señor. Sabe que contribuye a la salvación del mundo, no con una obra suya, sino sólo poniéndose plenamente a disposición de la iniciativa de Dios. Es una mujer de esperanza: sólo porque cree en las promesas de Dios y espera la salvación de Israel, el ángel puede presentarse a Ella y llamarla al servicio total de estas promesas. Es una mujer de fe: “¡Dichosa Tú, que has creído!” le dice Santa Isabel (S. Lc. 1, 45). (…) María es, en fin una mujer que ama. ¿Cómo podría ser de otro modo? Como creyente, que en la fe piensa con el pensamiento de Dios y quiere con la voluntad de Dios, no puede ser más que una mujer que ama. Lo intuimos en sus gestos silenciosos que nos narran los relatos evangélicos de la infancia. Lo vemos en la delicadeza con la que en Caná se percata de la necesidad en la que se encuentran los esposos, y lo hace presente a Jesús. Lo vemos en la humildad con que acepta ser como olvidada en al periodo de la vida pública de Jesús, sabiendo que el Hijo tiene que fundar ahora una nueva familia y que la hora de la Madre llegará solamente en el momento de la cruz, que será la verdadera hora de Jesús. Entonces, cuando los discípulos hayan huido, Ella permanecerá al pie de la cruz; más tarde, en el momento de Pentecostés, será ellos los que se agrupen en torno a Ella en espera del Espíritu Santo.

De la Carta Encíclica “Deus Cáritas est”,
de SS Benedicto XVI, 41

Propuesta de una flor a la Virgen: Visita a un enfermo, y proponle la confesión y la comunión eucarística. Avisando al sacerdote lo antes posible, si aceptara.



No hay comentarios:

Publicar un comentario