Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Sagrado Corazón y del Corazón Inmaculado de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

“Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre. Está cercado de las espinas que los hombres ingratos le clavan a cada momento, y no hay nadie quien haga un acto de reparación para sacárselas”

jueves, 27 de abril de 2017

VISITA ESPIRITUAL A LA VIRGEN DE MONTSERRAT

¡Virgen poderosa, más fuerte que un ejército en orden de batalla!

*** Entre paréntesis se ha puesto la expresión regional, para quien quiera rezarla por su propio territorio o con una intención general.

1. Virgen prodigiosa, trono purísimo en el que descansó la eterna Sabiduría  cuando vino al mundo a enseñar el camino de salvación, consigue para tus hijos (catalanes) aquella fe que hunde las montañas, llena los valles  y hace expedito el camino de la vida. Avemaría.

2. Madre castísima, espejo de pureza, flor de las vírgenes, que trajiste al mundo el bálsamo de incorrupción, a Jesús, Hijo de Dios, obtennos la honestidad de las costumbres públicas. Avemaría.

3. Profetisa admirable, que bendijiste y alabaste al Dios eterno más que todas las jerarquías angélicas juntas, hay que sea desterrado de este pueblo tuyo el espíritu de maledicencia y de blasfemia. Avemaría.

4. Rosa de caridad, fuego que, sin consumir, calienta, aleja (de Cataluña) el espíritu de discordia y reúne a todos sus hijos con un corazón de hermanos. Avemaria.

5. Santa Engendradora del Eterno, hija de tu hijo, haz que nunca se deshaga este pueblo (catalán) que tu engendraste espiritualmente. Avemaría.

6. Virgen poderosa, más fuerte que un ejército en orden de batalla, desde tu alto castillo de Montserrat, defiende de enemigos espirituales y temporales toda la tierra (catalana) que tienes encomendada. Avemaría.

7. Señora de Montserrat, que tiene tu santa montaña rodeada de olivos, signo de paz, concede a los pueblos (de Cataluña) una paz cristiana y perpetua. Avemaría.

OREMOS 

Oh Dios, que concedes todo los bienes y glorificas con un culto particular en la montaña escogida por la excelsa Madre de vuestro Hijo Único, haz que ayudados por tan poderosa protección de la Inmaculada Virgen María, podamos llegar con seguridad a la montaña que es Cristo. Por el mismo Jesucristo, nuestro Señor. Amén.


No hay comentarios:

Publicar un comentario