Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Sagrado Corazón y del Corazón Inmaculado de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

“Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre. Está cercado de las espinas que los hombres ingratos le clavan a cada momento, y no hay nadie quien haga un acto de reparación para sacárselas”

martes, 14 de marzo de 2017

DICHOS DE LOS SANTOS EN ALABANZA DE LA VIRGEN

Yo lo sé, Vos tenéis, en vuestra calidad de Madre del Altísimo, un poder igual a vuestro querer. Por eso mi confianza en Vos no tiene límites

Así como la respiración aporta la prueba de que nuestro cuerpo posee todavía su energía viviente, así vuestro Santísimo Nombre incansablemente pronunciado por la boca de vuestros servidores, en todo tiempo y lugar y de todas maneras, es la gran prueba, y más aún que la prueba, es la causa o motivo de la vida, de la alegría y del socorro de nuestras almas…

Yo lo sé, Vos tenéis, en vuestra calidad de Madre del Altísimo, un poder igual a vuestro querer. Por eso mi confianza en Vos no tiene límites.

Nadie hi sido colmado del conocimiento de Dios más que por Vos, ¡oh Santísima!, nadie ha sido salvado más que por Vos, ¡oh Madre de Dios!, nadie escapa a la servidumbre más que por Vos, que habéis merecido llevar a Dios en vuestras Entrañas Virginales…, gracias a vuestra autoridad maternal sobre Dios mismo, Vos obtenéis misericordia para los criminales más desesperados. Vos no podéis ser desatendida, pues Dios condescendiente en todo y por todo a la voluntad de su verdadera Madre.

No hay nadie, ¡oh Santísima!, que se haya salvado si no es por Vos. Nadie, ¡oh Inmaculada!, se ha librado del mal si no es por Vos. Nadie, ¡oh Purísima!, recibe los dones Divinos si no es por Vos. A nadie, ¡oh Soberana!, la Bondad Divina concede sus gracias si no es por Vos.

San Germán de Constantinopla



No hay comentarios:

Publicar un comentario