Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Sagrado Corazón y del Corazón Inmaculado de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

“Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre. Está cercado de las espinas que los hombres ingratos le clavan a cada momento, y no hay nadie quien haga un acto de reparación para sacárselas”

miércoles, 12 de octubre de 2016

NUESTRA MADRE DEL PILAR, 2016

La Santísima Virgen se nos presenta como una firme columna que sostiene el Edificio de la Iglesia

Cada 12 de Octubre la Iglesia celebra, en España y muchos otros lugares, la festividad de Nuestra Señora del Pilar.

Cuenta la tradición que, hacia el año 40 de nuestra era, la Santísima Virgen se apareció al Apóstol Santiago en tierras de España, cuando Ella vivía aun en su cuerpo mortal, en Palestina. Se le presentó sobre un pilar –que quedó allí luego de la aparición– para animarle a continuar con su obra evangelizadora, bendiciendo sus esfuerzos, hasta entonces tan poco fructuosos.

Quedémonos con esta imagen: la del pilar. La Santísima Virgen se nos presenta como una firme columna que sostiene el Edificio de la Iglesia. Ella es la torre segura donde nos ponemos al resguardo de los enemigos del alma; es la roca firme que permanece incólume en medio del agitado mar de las pasiones y de las seducciones del mundo. Ella da firmeza y solidez a nuestro castillo interior, alcanzándonos de Dios las gracias necesarias para nuestro crecimiento en la virtud.

Con razón le dice San Bernardo: acordaos que ninguno de los que han acudido a vuestra protección haya sido desamparado de Vos. En efecto, la historia y las biografías de los santos nos muestran cómo Ella ha sostenido a cuantos se abandonaron en sus maternales brazos; y cómo se han desviado y extraviado aquellos que la han menospreciado.

Cuenta San Juan Bosco que en uno de sus sueños vio una gran barca, la Iglesia, que navegaba en un mar tempestuoso, y a su alrededor muchísimas navecillas pequeñas, los cristianos. De pronto aparecieron naves enemigas armadas de cañones –el ateísmo, la corrupción, la incredulidad, el secularismo– y empezó una tremenda batalla. A los cañones enemigos se unen las olas violentas y el viento tempestuoso. Las naves enemigas cercan y rodean completamente a la nave grande de la Iglesia y a todas las navecillas pequeñas de los cristianos. Y cuando ya el ataque es tan pavoroso que todo parece perdido, emergen desde el fondo del mar dos inmensas y poderosas columnas –o pilares–. Sobre la primera columna está la Sagrada Eucaristía, y sobre la otra la imagen de la Virgen Santísima. La nave del Papa y las navecillas de los cristianos se acercan a los dos pilares y asegurándose de ellos ya no tienen peligro de hundirse. Luego, desde las dos columnas sale un viento fortísimo que aleja o hunde a las naves enemigas.

En este día en que conmemoramos el Día de la Hispanidad, en el aniversario del descubrimiento de América, roguemos a esta poderosa Señora para que sostenga a sus hijos en su lucha por la santificación personal, por la restauración de la fe y la religiosidad de los fieles, por la reforma de las costumbres, en fin, por la instauración de todas las cosas en Cristo. Que su poderosa intercesión y el ejemplo de sus virtudes sea para nosotros una columna inamovible que nos mantenga firmes en el amor y el servicio de nuestro Señor Jesucristo, en medio de un mundo que cada vez más le da las espaldas a Dios y combate a sus fieles.


Nuestra Señora del Pilar, confórtanos en la batalla con tus maternales cuidados, y alcánzanos de tu Divino Hijo estas tres gracias: la de una fe esclarecida y sólida, la de una firme esperanza en sus promesas y la de una ardiente caridad que nos impulse a comenzar y llevar a cabo grandes empresas por la gloria de Dios y por la salvación de las almas. Así sea.


No hay comentarios:

Publicar un comentario