Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Sagrado Corazón y del Corazón Inmaculado de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

“Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre. Está cercado de las espinas que los hombres ingratos le clavan a cada momento, y no hay nadie quien haga un acto de reparación para sacárselas”

domingo, 9 de octubre de 2016

LOS FRUTOS DEL REZO COTIDIANO DEL SANTO ROSARIO

Tu bendito Rosario, ¡oh Virgen Santa!, sea para mí arma defensiva y escuela de virtud

El segundo fruto que debemos sacar del rezo cotidiano del Rosario es la inteligencia de los misterios de Cristo; por medio de María y con María, que nos abre su puerta, el Rosario nos ayuda a penetrar las inefables grandezas de la Encarnación, de la Pasión y de la gloria de Jesús. ¿Quién mejor que la Virgen ha comprendido y vivido estos misterios? ¿Quién mejor que la Virgen puede comunicarnos su inteligencia? Si durante el rezo de Rosario supiéramos de veras ponernos en contacto espiritual con María para acompañarla en las diversas etapas de su existencia, podríamos captar algo de los sentimientos de su corazón en presencia de los grandes misterios de que fue testigo y con frecuencia protagonista, y esto serviría admirablemente para alimentar nuestro espíritu.

De esta manera nuestro Rosario se transformaría en un cuarto de hora de meditación, iba a decir de contemplación, bajo la guía de la Virgen. ¡Esto es ni más ni menos lo que la Virgen quiere, y no ciertos Rosarios rezados a flor de labios, mientras el pensamiento divaga en todas direcciones! Las avemarías repetidas insistentemente, han de expresar la disposición del alma que se esfuerza por elevarse hasta la Virgen, por lanzarse hacia Ella, para ser por Ella arrebatada e introducida en la comprensión de los misterios divinos. “¡Ave María!”, dicen los labios, y el corazón murmura: Enséñame ¡oh María! a conocer y a amar a Jesús como Tú le has conocido y amado.

Un rezo semejante del Rosario requiere recogimiento, requiere, como dice Santa Teresa de Jesús, que antes de comenzar se pregunte el alma con quién va a hablar y quién es la que habla, para ver cómo le ha de tratar (Camino de perfección 22,3). La Santa, con fino donaire, se burla de ciertas personas muy “amigas de hablar y de decir muchas oraciones vocales muy apriesa, como quien quiere acabar su tarea, como tiene ya por sí decirlas cada día” (Ib. 31,12).
Rosarios rezados de este modo no pueden, en verdad, nutrir la vida interior, poco fruto producen al alma y poca gloria dan a la Virgen. En cambio, rezado con verdadero espíritu de devoción, el Rosario viene a ser un medio eficacísimo de cultivar la piedad mariana y de adentrarse en las intimidades de María Santísima y de su Hijo Divino.

P. Gabriel de Santa María Magdalena O.C.D., 
del libro "Intimidad Divina"

No hay comentarios:

Publicar un comentario