Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Sagrado Corazón y del Corazón Inmaculado de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

“Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre. Está cercado de las espinas que los hombres ingratos le clavan a cada momento, y no hay nadie quien haga un acto de reparación para sacárselas”

miércoles, 6 de julio de 2016

PRODIGIOS DEL SANTO ESCAPULARIO DEL CARMEN

MILAGRO EN LA MINA "EL MERUJAL" CON UN 
POSTEADOR DEVOTO DEL ESCAPULARIO

¡Oh Virgen Santa del Carmen! Jamás podremos corresponder dignamente a los favores y gracias que nos has hecho al darnos tu santo Escapulario

En el semanario "TU", órgano de los obreros de Acción Católica, de fecha 6 de mayo de 1950, se refiere el hecho extraordinario ¡y tan corriente, sin embargo!, de la protección que dispensa la Santísima Virgen del Carmen a todos sus devotos.

"El día 12 de abril, a eso de las dos de la tarde, cuando me hallaba trabajando en el grupo minero "El Merujal", (Coto del Musel), como posteador, y posteando bajo unas llaves de carbón, fui sorprendido por un potentísimo derribo de carbón que me dejó sepultado en un pequeño reducto, sin comunicación por ninguna parte. El reducto en que me hallaba refugiado tendría una longitud en sentido inclinado de 1,40 por 0,40 metros aproximadamente, en cuyo hueco tuve que permanecer algo encogido. Al poder encender la lámpara, que se me había apagado, me di cuenta de que me encontraba en un caso perdido, y mi única exclamación fue ésta: "¡Qué la Virgen bendita del Carmen me ampare!"

En tan angustiosa situación me transcurrieron las horas y los días, que gracias a la luz de la lámpara (racionando la luz), pude por el reloj controlar, hasta que el sábado, día 15, otro movimiento me redujo aún más la cavidad, dejándome ya una pierna aprisionada por el carbón y la lámpara desaparecida. Ya en completa oscuridad perdí la noción de la hora y del día en que me hallaba, haciendo ímprobos esfuerzos por ver si podría salvarme. Desde el primer día estuve haciendo señales con una piedra sobre una mamposta, pero seguramente, por la distancia, no pude ser contestado, hasta que ya el domingo, en que los trabajos de salvamento iban algo avanzados, fui contestado, lo cual me alivió enormemente en la depresión moral que sufría; a pesar de ello perdí el conocimiento varias veces, sin duda por el sufrimiento y el agotamiento físico. La sed me devoraba y era mi mayor tormento, y como la atmósfera era enrarecida y pésima, mi situación se hacía insostenible e imposible de todo punto; mi ánimo y las fuerzas decaían cada vez más, y gracias a la Virgen del Carmen, a quien invocaba constantemente, el martes, a las doce de la noche, ya llegaron hasta mí, abriendo un pequeño hueco. Un compañero, lleno de ánimo y valor, exclamó: "Bueno, Quico, ahora eres mío ya. ¡O te salvo o muero contigo!" Pero Dios quiso que en este momento tan sumamente peligroso no nos pasara nada ni a mi salvador ni a mí. Desde mi reducto me sacaron con los ojos vendados hasta la galería, y en una camilla me trasladaron al exterior y al botiquín de urgencia de la mina, hasta que atendido de urgencia me llevaron al sanatorio "Adaro", de Sama de Langreo."

A unas preguntas que le fueron hechas, contestó el interesado lo siguiente:

—¿Hay en lo sucedido a usted en la mina alguna circunstancia especial por la que sienta usted la convicción de haber sido favorecido por la Virgen del Carmen?

—Mi situación, en los seis días y diez horas que duró mi encierro, fue muy crítica, por lo sumamente peligroso del reducidísimo lugar en que me hallaba; la atmósfera era muy mala y, a juzgar por los técnicos de la mina y sanitarios, fue aún más milagroso de lo que me creía. Todo ello me lleva a la convicción de que algo sobrenatural me protegió, y no dudo que fue la Virgen del Carmen.

—¿Desde cuándo es usted devoto de la Virgen del Carmen?

—Desde toda la vida. En mis abuelos y padres siempre existió una devoción ferviente por la Virgen bendita del Carmen, y ello, sin duda, fue motivo más que suficiente para que desde mi niñez arraigara también en mí tan celestial devoción.

— ¿Vestía usted el Escapulario de la Virgen del Carmen cuando le sucedió tal percance?

— Sí, lo llevaba, y lo llevaré siempre conmigo. También he de manifestarle que mi caso fue considerado tan excepcionalmente milagroso que, en el sanatorio "Adaro", fui visitado por ingenieros, médicos y personalidades, así como por un crecidísimo número de mineros de toda la cuenca.

Pola de Laviana, 22 de junio de 1950
Firmado: Francisco Fernández y Fernández.

Las preguntas le fueron hechas por carta, por el M. Reverendo P. Provincial de los Carmelitas de Cataluña, Fray Pablo M. Casadevall.

Milagros y Prodigios del Santo Escapulario del Carmen
por el P. Fr. Juan Fernández Martín, O.C.



No hay comentarios:

Publicar un comentario