Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Sagrado Corazón y del Corazón Inmaculado de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

“Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre. Está cercado de las espinas que los hombres ingratos le clavan a cada momento, y no hay nadie quien haga un acto de reparación para sacárselas”

domingo, 8 de mayo de 2016

MES DE MAYO, MES DE MARÍA

En realidad, el “sí” de María es el reflejo perfecto del de Cristo mismo cuando entró en el mundo

La Anunciación, narrada al inicio del evangelio de San Lucas, es un acontecimiento humilde, oculto –nadie lo vio, nadie lo conoció, salvo María- , pero al mismo tiempo decisivo para la historia de la humanidad. Cuando la Virgen dijo su “sí” al anuncio del ángel, Jesús fue concebido y con Él comenzó la nueva era de la historia, que se sellaría después en la Pascua como “nueva y eterna alianza”.

En realidad, el “sí” de María es el reflejo perfecto del de Cristo mismo cuando entró en el mundo, como escribe la carta a los Hebreos interpretando el Salmo 39: “He aquí que vengo –pues de mí está escrito en el rollo del libro- a hacer, oh Dios, tu voluntad” (Hb. 10, 7). La obediencia del Hijo se refleja en la obediencia de la Madre, y así, gracias al encuentro de estos dos “sí”, Dios pudo asumir un rostro de hombre. Por eso la Anunciación es también una fiesta Cristológica, porque celebra un misterio central de Cristo: su Encarnación.

“He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra”. La respuesta de María al ángel se prolonga en el Iglesia, llamada a manifestar a Cristo en la historia, ofreciendo su disponibilidad para que Dios pueda seguir visitando a la humanidad con su misericordia. De este modo, el “sí” de Jesús y de María se renueva en el “sí” de los santos, especialmente de los mártires.

De las palabras de SS Benedicto XVI en el rezo del Ángelus,
el día 25 de marzo de 2007

Propuesta de una flor a la Virgen: Visita a un enfermo, y proponle la confesión sacramental y la Sagrada Comunión, avisando al sacerdote lo antes posible, si aceptara.




No hay comentarios:

Publicar un comentario