Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Sagrado Corazón y del Corazón Inmaculado de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

“Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre. Está cercado de las espinas que los hombres ingratos le clavan a cada momento, y no hay nadie quien haga un acto de reparación para sacárselas”

sábado, 12 de marzo de 2016

MEDITACIONES SOBRE LA SANTÍSMA VIRGEN, PARA EL SÁBADO

MARÍA EN EL ANTIGUO TESTAMENTO

Abigail, que con su hermosura encanta y enamora a David, es María enamorando al mismo Dios

Las figuras. Todas las mujeres célebres del Antiguo Testamento figuran a María. Eva, madre de la humanidad, pero para su perdición. María será la verdadera Madre para salvación nuestra. Abigail, que con su hermosura encanta y enamora a David, es María enamorando al mismo Dios. Jael, que traspasa con un clavo la cabeza de Sisara enemigo del pueblo de Dios, es la Santísima Virgen aplastando la cabeza del demonio. Judit, matando a Holofernes y librando a su pueblo del tirano, imagen es de María por la que todos nos libramos de Satanás. Ester ante el trono del Rey intercediendo por su pueblo, significa a la Santísima Virgen, que sin cesar pide e intercede por  nosotros ante el Trono de Dios. Y así sucesivamente podríamos recorrer todas las figuras grandes del Antiguo Testamento y en todas veríamos a María.

Abísmate ante el amor de Dios a María. Mírale tan enamorado de Ella que se complace en hablar incesantemente de Ella en profecías, símbolos y figuras. Parece que es el pensamiento dominante, la obsesión de Dios. ¿Y tú eres así con tu Madre? ¿Estás así de enamorado y encantado de Ella? ¿Es Ella el pensamiento central de tu entendimiento? ¿Piensas en Ella, hablas de Ella? ¿La ves en todas partes? ¿Te unes a Ella? ¿Vives en Ella y de Ella? ¿Sabes hacer algo sin Ella? Reflexiona, examina y saca consecuencias de amar así con locura a tu Madre querida.



No hay comentarios:

Publicar un comentario