Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Sagrado Corazón y del Corazón Inmaculado de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

“Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre. Está cercado de las espinas que los hombres ingratos le clavan a cada momento, y no hay nadie quien haga un acto de reparación para sacárselas”

miércoles, 10 de febrero de 2016

ORACIONES DE LOS SANTOS A NUESTRA MADRE MARÍA

¡Si os comparo al cielo, os veo a mayor altura!

¡Oh María! ¡Cuán grande es vuestra gloria! ¿Qué podré yo decir para ponderarla? Si os comparo al cielo, os veo a mayor altura, Si os llamo Madre de las naciones, me parece que este elogio es poco digno de Vos. Si digo que sois la Reina de los Ángeles, todo me prueba que, merecéis este grande y honorífico título. ¡Dignaos, pues, oh María, la más sublime de todas las criaturas, dignaos hacernos participar de las gracias con que en este día habéis sido enriquecida!  Atraednos por el olor de vuestros perfumes, para que imitemos vuestras virtudes, las únicas que pueden darnos entrada en la mansión de los bienaventurados. Amén.

San Bernardo


No hay comentarios:

Publicar un comentario