Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Sagrado Corazón y del Corazón Inmaculado de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

“Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre. Está cercado de las espinas que los hombres ingratos le clavan a cada momento, y no hay nadie quien haga un acto de reparación para sacárselas”

sábado, 19 de diciembre de 2015

VIRGEN DE LA DULCE ESPERANZA

Me acerco a Ti, Virgen María, con vivo deseo de penetrar en el secreto de tu vida interior, para que Tú seas mi luz y modelo
“Me parece que la conducta de la Virgen en los meses que precedieron a la Natividad debe servir de modelo a las almas que Dios ha elegido para que vivan recogidas en su propia intimidad, en el fondo del abismo sin fondo” (IT. I, 10)

Aunque la vida de María Santísima estuvo siempre recogida y reconcentrada en Dios, hubo de estarlo ciertamente de una manera  especialísima durante aquel período en que, por la virtud del Espíritu Santo, tuvo en sus entrañas al Verbo divino Encarnado.

Gabriel había ya encontrado a María en la soledad y en el recogimiento. “Y entrando a Ella el Ángel”, dice el Evangelio (Lc. 1, 28); “entrando”, lo que supone que María estaba “encerrada” en su retiro. En nombre del Señor le descubre el Ángel lo que se va a realizar en Ella: “El Espíritu vendrá sobre ti y la virtud del  Altísimo te cubrirá con su sombra, y por eso el hijo engendrado será santo, será Hijo de Dios” (Ib. 1, 25). Desde ese momento Dios se hace presente en María de un modo singularísimo; es una presencia no sólo por esencia, ciencia y potencia, como en todas las criaturas; no sólo por gracia, como en el alma de los justos; sino que además el Verbo de Dios está María por “presencia corporal”, en frase de San Alberto Magno.

María, aun permaneciendo en su humildad, tiene conciencia de las “grandes cosas” que se obran en ella, como lo atestiguan el sublime cántico del Magnificat. Sin embargo, encubre en sí el gran misterio, ocultando hasta al mismo San José, y recogida en la intimidad de su espíritu, adorando y meditando: “María guardaba todo esto y lo meditaba en su corazón” (Lc. 2, 19) 




No hay comentarios:

Publicar un comentario