Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Sagrado Corazón y del Corazón Inmaculado de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

“Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre. Está cercado de las espinas que los hombres ingratos le clavan a cada momento, y no hay nadie quien haga un acto de reparación para sacárselas”

jueves, 19 de noviembre de 2015

19 DE NOVIEMBRE, Nª Sª DE LA DIVINA PROVIDENCIA, PATRONA DE PUERTO RICO


¡Oh, Madre Poderosísima de Dios y Madre amorosísima nuestra!, con todo el afecto y fervor de nuestras almas, te rogamos que nos concedas, no sólo a nosotros, sino también a nuestros parientes y amigos, y a los habitantes de toda la Isla, la gracia de cifrar en Ti nuestra esperanza
y de agradarte con una constante y fervorosa devoción.


Dígnate conservar y aumentar el amor que te profesa Puerto Rico y que echen cada día en nuestro suelo raíces más profundas la moral, la piedad y la Religión Católica.

Derrama tus luces soberanas sobre nuestros gobernantes para que, con acertadas leyes y disposiciones saludables, promuevan nuestro bien temporal y eterno.

Haz que te seamos fieles hasta la muerte, a fin de que, después de haberte amado, venerado, invocado e imitado en la presente vida, te amemos, veneremos, ensalcemos e imitemos en la gloria por eternidad de eternidades. Amén.

Para saber más, pinchar AQUÍ


No hay comentarios:

Publicar un comentario