Quae est ista, quae progréditur quasi auróra consurgens, pulchra ut luna, elécta ut sol, terríbilis ut castrórum ácies ordináta? - ¿Quién es ésta que se levanta como la aurora naciente, hermosa como la luna, escogida como el sol, terrible como un ejército formado en orden de batalla? (Cant. 6)

martes, 15 de septiembre de 2015

MADRE DE LOS DOLORES


¡Oh mi tierna Madre! ¡Os veo sumergida en un mar de tristezas y de aflicciones, y nadie se compadece de Vos! Yo os compadezco, ¡Oh María, mi dulce Madre! Y os suplico me admitáis algún día en vuestra compañía.

¡Oh Reina de los Mártires! Yo os ruego que por vuestros Dolores y vuestros triunfos me deis vuestra maternal bendición: yo me pongo y coloco también bajo el manto de vuestra poderosa protección a todos mis parientes y amigos.

¡Oh María! Yo creo que sois la Madre de Dios y de los hombres; creo que sois nuestra vida, y os llamaré con San Agustín la única esperanza de los pobres pecadores. Creo que sois el respiro vivificante de los cristianos y su amparo, máxime en la hora de la muerte.

San Pablo de la Cruz




No hay comentarios:

Publicar un comentario