Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Sagrado Corazón y del Corazón Inmaculado de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

“Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre. Está cercado de las espinas que los hombres ingratos le clavan a cada momento, y no hay nadie quien haga un acto de reparación para sacárselas”

sábado, 19 de septiembre de 2015

19 DE SEPTIEMBRE, NUESTRA SEÑORA DE LA SALETTE


Los sacerdotes, ministros de mi Hijo, por su mala vida, por sus irreverencias y su impiedad al celebrar los santos misterios, por su amor al dinero, a los honores y a los placeres, se han convertido en cloacas de impureza. Sí, los sacerdotes piden venganza, y la venganza pende de sus cabezas. ¡Ay de los sacerdotes y personas consagradas a Dios, que por sus infidelidades y mala vida crucifican de nuevo a mi Hijo! Los pecados de las personas consagradas a Dios claman al cielo y piden venganza, y he aquí que la venganza está a las puertas, pues ya no hay almas generosas ni persona digna de ofrecer la Víctima sin mancha al Eterno en favor del mundo

ORACIÓN

Madre de Cristo, Sumo y Eterno Sacerdote, fuente de reconciliación para el mundo, derrama sobre nosotros su luz, su amor, su perdón.

Madre de la Vocación, Madre de los sacerdotes; hazlos puros, hazlos limpios, vibrantes en la oración. Hazlos fuertes en la esperanza, firmes en el  amor... fuentes vivas, llamas nuevas, murallas de la ciudad de Dios. Haz que sean santos y sean sacerdotes según el Corazón de Jesús. Amen.

Para saber más, pinchar AQUÍ


No hay comentarios:

Publicar un comentario