Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Sagrado Corazón y del Corazón Inmaculado de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

“Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre. Está cercado de las espinas que los hombres ingratos le clavan a cada momento, y no hay nadie quien haga un acto de reparación para sacárselas”

miércoles, 25 de marzo de 2015

ECCE ANCILLA DÓMINI

¡Oh María, mi dulcísimo amor! Tú abriste a la Divinidad eterna la puerta de tu voluntad, y entonces inmediatamente el Verbo se encarnó en ti
¡Oh María! ¿Fue el miedo lo que te turbó cuando oíste las palabras del Ángel? No, más que miedo fue admiración lo que significaba tu estremecimiento. ¿Qué era entonces lo que Tú admirabas y lo que te sobrecogía? La bondad inmensa de Dios, cuando al mirarte a ti misma, te veías indigna de tan grande gracia. Era el considerar tu dignidad y flaqueza por una parte, y la gracia inefable que Dios te hacía por otra, lo que te sumió en aquella admiración y estupor…; por eso apareciste tan profundamente humilde. Una vez más Dios respetó en ti, ¡oh María!, la dignidad y la libertad del hombre, pues quiso pedirte por medio del Ángel tu consentimiento, antes de que el Verbo se encarnase. Y el Hijo de Dios descendió a tu seno cuando Tú consentiste. El esperaba a la puerta de tu voluntad, para que Tú le abrieses y pudiese entrar en ti; jamás habría entrado si no la hubieses abierto, diciendo: “He aquí a la sierva del Señor, hágase en mí según tu palabra…”

¡Oh María, mi dulcísimo amor! Tú abriste a la Divinidad eterna la puerta de tu voluntad, y entonces inmediatamente el Verbo se encarnó en ti. Con esto me enseñas que Dios, que me creó sin mí, no me salvará sin mí… El llama a la puerta de mi voluntad y espera a que yo le abra… (Santa Catalina de Sena)


¡Oh María! Por el inefable misterio que se ha obrado hoy en ti, te pido que me enseñes y me ayudes a abrir de par en par la puerta de mi alma a cualquier llamada divina, a cualquier insinuación de la gracia; que ante cualquier manifestación de la voluntad divina yo repita siempre contigo mi humilde y sincero: Ecce, fiat!



No hay comentarios:

Publicar un comentario