Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Sagrado Corazón y del Corazón Inmaculado de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

“Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre. Está cercado de las espinas que los hombres ingratos le clavan a cada momento, y no hay nadie quien haga un acto de reparación para sacárselas”

sábado, 3 de enero de 2015

SANCTAE MARIAE IN SABBATO

¡Oh admirable comunicación! El Criador del género humano, tomando un cuerpo animado, se ha dignado nacer de una Virgen; y haciéndose hombre sin concurso de hombre, nos ha hecho partícipes de su divinidad

Oh gloriosa entre Vírgenes
y Excelsa sobre el cielo,
a tu Dios, hecho párvulo,
sustentas a tus pechos

Lo que Eva perdió triste,
Tú has hallado de nuevo:
porque tus hijos entren
tornas a abrir los cielos.

Tú eres puerta del Rey,
de luz sagrario espléndido:
la vida que le has dado
te aplauda el mundo entero.

A Jesús se dé gloria,
de María hijo tierno,
y al Padre y almo Espíritu
por siglos sempiternos.
Así sea

Del Oficio Parvo de la Santísima Virgen María



No hay comentarios:

Publicar un comentario