Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Sagrado Corazón y del Corazón Inmaculado de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

“Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre. Está cercado de las espinas que los hombres ingratos le clavan a cada momento, y no hay nadie quien haga un acto de reparación para sacárselas”

sábado, 8 de noviembre de 2014

SANCTAE MARIAE IN SABBATO


Al que tierra, mar y estrellas,
veneran, adoran, cantan;
al que rige el universo,
María en su seno guarda.

Al que el orbe, el sol, la luna,
al debido tiempo acatan,
lleva en sus entrañas puras,
la Virgen llena de gracia.

Dichosa Madre a quien cupo
encerrar cual arca santa
al Artífice Supremo
que el mundo en peso levanta.

Feliz con nuncio celeste,
por Dios mismo fecundada,
al esperado del mundo
nos le guardó en las entrañas.

Jesús, a Ti se dé gloria,
nacido de Virgen casta,
y al Padre y al almo Espíritu
se una la eterna alabanza.

Así sea.

Del Oficio Parvo de la Santísima Virgen María



No hay comentarios:

Publicar un comentario