Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Sagrado Corazón y del Corazón Inmaculado de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

“Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre. Está cercado de las espinas que los hombres ingratos le clavan a cada momento, y no hay nadie quien haga un acto de reparación para sacárselas”

sábado, 29 de noviembre de 2014

ORACIONES DE LOS SANTOS A NUESTRA MADRE MARÍA


¡Oh bienaventurada María! Fijos están y estarán siempre en Vos los ojos de los fieles, como en la grande obra que a todos los siglos interesa. En Vos encuentran los ángeles la alegría, los justos la gracia y los pecadores el perdón. Con justicia os invocan todas las criaturas, porque en Vos y por Vos la mano del Omnipotente ha reproducido en cierto modo todo lo que antes había creado. Dignaos admitir lo poco que yo puedo ofrecer a Dios y ofrecédselo por mí, para que por vuestra intercesión no sea rechazado. Amén.

San Bernardo



jueves, 27 de noviembre de 2014

A NUESTRA SANTA MADRE DE LA MEDALLA MILAGROSA


Postrado ante vuestro acatamiento, ¡Oh Virgen de la Medalla Milagrosa!, y después de saludaros en el augusto misterio de vuestra Concepción sin mancha, os elijo, desde ahora para siempre, por mi Madre, Abogada, Reina y Señora de todas mis acciones y Protectora ante la majestad de Dios. Yo os prometo, Virgen Purísima, no olvidaros jamás, ni vuestro culto ni los intereses de vuestra gloria, a la vez que os prometo también promover en los que me rodean vuestro amor. Recibidme, Madre tierna, desde este momento y sed para mí el refugio en esta vida y el sostén a la hora de la muerte. Amén.



sábado, 22 de noviembre de 2014

POR LAS ÁNIMAS DEL PURGATORIO


¡Oh Señor Dios Omnipotente!, os ruego por la Sangre Preciosa que manó del Costado de vuestro divino Hijo Jesús, en presencia y con extremo dolor de su Santísima Madre, que libréis a las almas del purgatorio y, particularmente, entre todas, a la que haya sido más devota de esta gran Señora, para que pronto vaya a vuestra gloria a alabaros en ella, y a ella en Vos, por todos los siglos de los siglos. Así sea.

Padrenuestro, Avemaría, Requien.


Indulgencia de quinientos días. (S.S. de Indulg., 18 nov. 1826; S. Pen. Ap., 26 ener. De 1932)




viernes, 21 de noviembre de 2014

21 DE NOVIEMBRE, PRESENTACIÓN DE MARÍA EN EL TEMPLO


Te consagro, pues, ¡oh Reina!, mi mente a fin de que piense siempre en el amor que mereces, mi lengua para que te alave, mi amor para que te ame. Acepta, ¡oh Virgen Santísima!, la ofrenda que te presenta este mísero pecador; acepta, te lo suplico, por aquel consuelo que sintió tu corazón en el Templo cuando te entregaste a Dios. Y si tarde me pongo a tu servicio, es conveniente que resarza el tiempo perdido redoblando los obsequios y el amor. ¡Oh Madre de misericordia! Ayuda a mi debilidad con tu poderosa intercesión e impétrame de tu Jesús la perseverancia y la fuerza para serte siempre fiel hasta la muerte; y haz que, sirviéndote siempre en esta vida, pueda llegar a alabarte eternamente en el cielo

San Alfonso María de Ligorio


Pidamos a María, presentada en el Templo, que tome en sus manos maternales nuestra pobre ofrenda, que la remoce y complete con la suya, tan pura y perfecta, que la incluya y esconda en la suya, tan grande y generosa, a fin de que así purificada y renovada pueda ser agradable a Dios.




sábado, 15 de noviembre de 2014

ACTO DE REPARACIÓN POR LAS BLASFEMIAS CONTRA LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

Sentimos que se nos parte el corazón al oír las horribles injurias y blasfemias contra Vos, ¡oh Virgen Dolorosa!

Gloriosísima Virgen María, Madre de Dios y Madre nuestra, dirigid vuestra piadosa mirada a nosotros, pobres pecadores, que afligidos por tantos males como nos rodean en esta vida, sentimos que se nos parte el corazón al oír las horribles injurias y blasfemias contra Vos, ¡oh Virgen Inmaculada! ¡Oh, cómo ofenden estas voces impías la infinita majestad de Dios y de su unigénito Hijo Jesucristo! ¡Cómo provocan su indignación y de qué manera hacen temer los terribles afectos de su venganza! Si el sacrificio de nuestra vida sirviese para impedir tales ultrajes y blasfemias, gustosamente lo haríamos, porque ¡oh Madre nuestra Santísima! deseamos amaros y honraros de todo corazón, ya que es ésta la voluntad de Dios. Y por lo mismo que os amamos, haremos cuanto esté de nuestra parte para que seáis de todos amada y honrada. Entretanto, Vos, ¡oh piadosa Madre nuestra! Soberana consoladora de los afligidos, aceptad este acto de reparación, que os ofrecemos en nombre propio, en el de todas nuestras familias y aun por aquellos que, sin saber lo que dicen, impetrando de Dios su conversión, aparezca más manifiesta vuestra piedad, vuestro poder y vuestra gran misericordia, y también ellos se unan a nosotros para proclamaros bendita entre todas las mujeres, Virgen Inmaculada, piadosísima Madre de Dios.

Tres Avemarías

Indulgencia de cinco años. (S.C. de Indulg., 21 mar. 1885; S. Pen. Ap., 6 abr. 1935 y 10 jun. 1949)




miércoles, 12 de noviembre de 2014

VIRGEN MARÍA...


“Tenemos que conocerla no sólo en su papel de obtener favores; ésta es la menor de sus funciones. Tenemos que conocerla como Madre de la Divina Gracia, Madre de nuestras almas, Mediadora de todas las gracias”.

“No es que meramente concede gracias, sino que obra por nuestro medio. En otras palabras: Es nuestra Madre que derrama en nosotros su vida, aquella vida que es su Hijo. Y entonces, no sólo nos llena, sino que, a través de nosotros, actúa. A través de los que se le entregan ejercita su función maternal con todos los hombres”.

“Sin María no se da a Jesús; sin María no hay gracia, ni siquiera la más pequeña. ¿Y qué decir de las grandes gracias, de las extraordinarias gracias de conversión? Si no la llevamos a nuestra vida, andamos dando golpes de ciego en el aire. Podemos realizar esfuerzos prodigiosos, pero al fin, habremos quedado con las manos prácticamente vacías”.

“El rechazar a María tiene consecuencias más serias que la pérdida de una madre terrenal. Frustrada su obra materna, todo va por mal camino. La Iglesia dice que Ella resuelve toda crisis dogmática: Destruye todas las herejías. De la misma manera cura todas las demás enfermedades. Parece que todo se pone en orden cuando se piensa en Ella. Su presencia se nota en todos los momentos importantes. Ahora, como siempre, Ella inaugura el Reino de la Gracia. Allí donde Ella llega, nace el Señor. Y como Ella le trae, Ella le lleva. Habla Ella y el poder del Hijo se manifiesta. Por su medio la gente cree en Él, y se hacen sus discípulos”.

“Porque María es cardinal, es decir: así fue presentada desde el primer momento del plan divino de la Redención. Constituyó una parte de las profecías sobre el Mesías, y en su momento, fue parte de su misión terrenal, como es ahora parte de su reinado celestial. Es totalmente inferior a Él, pero ha sido levantada hasta su mismo destino de una manera especial, de manera que siempre a Ella le corresponde dar su Hijo, iniciar sus pasos, e indicarle lo que es necesario. Este es el programa de la Providencia: que nosotros nos acomodemos a él.

Procuremos que María sea mejor conocida. La Iglesia coloca estas palabras en los labios de la Santísima Virgen: “Los que me explican vivirán por toda la eternidad”.

Frank Duff, fundador de la Legión de María



sábado, 8 de noviembre de 2014

SANCTAE MARIAE IN SABBATO


Al que tierra, mar y estrellas,
veneran, adoran, cantan;
al que rige el universo,
María en su seno guarda.

Al que el orbe, el sol, la luna,
al debido tiempo acatan,
lleva en sus entrañas puras,
la Virgen llena de gracia.

Dichosa Madre a quien cupo
encerrar cual arca santa
al Artífice Supremo
que el mundo en peso levanta.

Feliz con nuncio celeste,
por Dios mismo fecundada,
al esperado del mundo
nos le guardó en las entrañas.

Jesús, a Ti se dé gloria,
nacido de Virgen casta,
y al Padre y al almo Espíritu
se una la eterna alabanza.

Así sea.

Del Oficio Parvo de la Santísima Virgen María



jueves, 6 de noviembre de 2014

A LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA POR LA RESTAURACIÓN DE LA SANTA MISA TRADICIONAL


Sagrada Virgen María, Madre de la Inmaculada Víctima Eucarística, rogad por nosotros, para que podamos valientemente proseguir la rectificación de la actual usurpación del Sacrificio Eucarístico, y conseguir, con vuestra poderosa ayuda maternal, la restauración de nuestra Misa Católica y el Reinado y el orden de la Majestad de vuestro Hijo Jesucristo. AMEN