En este mes María sale a nuestro encuentro para tomarnos por la mano, para introducirnos en el Secreto de su vida interior y ser de esta manera el modelo y la norma de la nuestra

miércoles, 2 de julio de 2014

VISITACIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA A SU PRIMA SANTA ISABEL

¡Oh Madre mía, María Santísima! Sé siempre mi modelo, mi sostén y mi guía

¡Oh María, qué eminente es tu humildad apresurándote al servicio ajeno! Si es cierto que quien se humilla será ensalzado, ¿quién lo será más que Tú que te has humillado tanto?

Al verte, Isabel se queda atónita y exclama: “¿De dónde a mí tanto honor, que la Madre de mi Dios venga a mí?” Pero es aún mayor mi asombro al ver que Tú, igual que tu Hijo, has venido no para ser servida, sino para servir… Precisamente por este motivo te trasladas a casa de Isabel. 

Tú, la Virgen, junto a la mujer casada, la Reina junto a la sierva, la Madre de Dios junto a la madre del Precursor; Tú que darás a luz al Hijo de Dios junto a la que darás a luz a un esclavo.

San Bernardo



No hay comentarios:

Publicar un comentario