Quae est ista, quae progréditur quasi auróra consurgens, pulchra ut luna, elécta ut sol, terríbilis ut castrórum ácies ordináta? - ¿Quién es ésta que se levanta como la aurora naciente, hermosa como la luna, escogida como el sol, terrible como un ejército formado en orden de batalla? (Cant. 6)

miércoles, 2 de julio de 2014

VISITACIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA A SU PRIMA SANTA ISABEL

¡Oh Madre mía, María Santísima! Sé siempre mi modelo, mi sostén y mi guía

¡Oh María, qué eminente es tu humildad apresurándote al servicio ajeno! Si es cierto que quien se humilla será ensalzado, ¿quién lo será más que Tú que te has humillado tanto?

Al verte, Isabel se queda atónita y exclama: “¿De dónde a mí tanto honor, que la Madre de mi Dios venga a mí?” Pero es aún mayor mi asombro al ver que Tú, igual que tu Hijo, has venido no para ser servida, sino para servir… Precisamente por este motivo te trasladas a casa de Isabel. 

Tú, la Virgen, junto a la mujer casada, la Reina junto a la sierva, la Madre de Dios junto a la madre del Precursor; Tú que darás a luz al Hijo de Dios junto a la que darás a luz a un esclavo.

San Bernardo



No hay comentarios:

Publicar un comentario