Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Sagrado Corazón y del Corazón Inmaculado de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

“Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre. Está cercado de las espinas que los hombres ingratos le clavan a cada momento, y no hay nadie quien haga un acto de reparación para sacárselas”

viernes, 4 de julio de 2014

4 DE JULIO, SANTA MARÍA REFUGIO DE LOS PECADORES

Nuestra Señora "Refugio de los Pecadores", Poggio Prato (Italia) 

Es indiscutible que nuestra Madre del cielo toma bajo su protección a los hijos que se han desviado del camino recto. Como buena Madre, llena de bondad y de ternura, ejerce las delicadas atenciones de su corazón con más predilección con aquellos que más lo necesitan, los pobres pecadores. Cuando oye sus gemidos pidiéndole socorro, los acoge al instante. Ella les conseguirá las gracias que facilitarán su arrepentimiento y la confesión de sus pecados por numerosos y graves que sean. Ella es, por excelencia, la reconciliadora de los pecadores, y merece por tanto con justicia el título de “Refugio de los pecadores”.

OREMOS

¡Oh Dios Omnipotente y misericordioso!, que has puesto en la Bienaventurada y siempre Virgen María el refugio y auxilio de los pecadores; concédenos que, bajo su protección, libres de todas las culpas, consigamos el fruto feliz de tu misericordia. Por Nuestro Señor Jesucristo. AMÉN 




No hay comentarios:

Publicar un comentario