Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Sagrado Corazón y del Corazón Inmaculado de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

“Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre. Está cercado de las espinas que los hombres ingratos le clavan a cada momento, y no hay nadie quien haga un acto de reparación para sacárselas”

sábado, 31 de mayo de 2014

MES DE MAYO CON MARÍA

¡Oh María, que te reconociste esclava del Señor!, enséñame a consagrar toda mi vida y mis fuerzas al servicio del Señor
Llévame tras Ti, ¡oh Virgen María!, para que yo corra al olor de tus perfumes. Llévame, porque estoy atado por el peso de mis pecados y la malicia de mis enemigos. Como nadie va al Padre si no le lleva el Hijo, así me atrevo a decir, en cierto modo nadie va al Hijo si no le llevas , ¡oh María!, con tus santas oraciones. enseñas la verdadera sabiduría; alcanzas la gracia a los pecadores; eres su abogada; prometes la gloria a quién te honra, porque eres la tesorera de las gracias. encontraste gracia ante los ojos del Señor, ¡oh Dulcísima Virgen!; , que fuiste preservada de la mancha original; , que estabas llena del Espíritu Santo, y que concebiste al Hijo de Dios. ¡Oh Humildísima María! No has recibido todas estas gracias solamente para Ti, sino también para nosotros, para que nos asistas en todas nuestras necesidades.

Venerable R. Jordán

No hay comentarios:

Publicar un comentario