O quam tristis et afflicta fuit illa benedicta Mater Unigeniti. Quae maerebat et dolebat et tremebat, cum videbat nati poenas incliti

miércoles, 7 de mayo de 2014

EL SANTO PADRE PÍO Y LA SANTÍSIMA VIRGEN


"He aquí el signo y la prueba de la auténtica devoción a María.  Solo quién recorre el mismo camino del divino modelo, reflejado en la Madre de Jesús, puede considerarse su verdadero devoto. Esforcémonos, pues, por tener siempre delante a esta bendita Madre, por caminar siempre junto de Ella, ya que no hay otro camino que conduzca a la vida, sino el que nuestra Madre ha seguido. Nosotros, los que queremos llegar a esa meta, no rehusemos seguir este camino: vayamos siempre con nuestra querida Madre"

Santo Padre Pío

No hay comentarios:

Publicar un comentario