Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Sagrado Corazón y del Corazón Inmaculado de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

“Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre. Está cercado de las espinas que los hombres ingratos le clavan a cada momento, y no hay nadie quien haga un acto de reparación para sacárselas”

sábado, 8 de febrero de 2014

VISITAS REPARADORAS A LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA (Visita segunda)

Intención de la visita;

Por las blasfemias contra su Virginidad

Intención de la oración;

Reconocer sus admirables prerrogativas

¡Os suplico me alcancéis la pureza tan peculiar de vuestros verdaderos devotos!

Santísima Virgen María, emperatriz de todo lo creado, Reina de los Ángeles, Abogada de los hombres, primogénita del Eterno Padre, Madre dignísima del Hijo, Esposa predilecta del Espíritu Santo, hermosa sin la mancha de la primera culpa, agraciada sin el lunar de la más ligera imperfección, más fuerte que Judit, más hermosa que Raquel, más fecunda que Lía, más afortunada que Ester, más sabia que Abigail, tesorera de las gracias y maravillas de Dios; Señora, por todas las gracias y privilegios de que os dotó la Omnipotencia sobre todas las criaturas, en que yo me gozo cuanto puedo, y que os cediera gustoso, aunque fueran míos, os suplico me alcancéis la pureza tan peculiar de vuestros verdaderos devotos, la vigilancia en buscar aquel uno necesario de la salvación, la fortaleza para vencer todas mis pasiones, especialmente la dominante, la conformidad en los trabajos, la dicha de morir en paz, confortado con vuestra presencia, para que os alaben eternamente en la gloria...

AMÉN


Verán que la intención de la visita no coincide con la oración a recitar. En las visitas tendremos la intención en nuestro corazón, y nuestra mente, de reparar a nuestra Santa Madre por la intención del día y por otro lado, la petición que haremos a Ella por medio de la oración que se reza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario