O quam tristis et afflicta fuit illa benedicta Mater Unigeniti. Quae maerebat et dolebat et tremebat, cum videbat nati poenas incliti

jueves, 6 de febrero de 2014

VISITAS REPARADORAS A LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA (Visita primera)

Intención de la visita;

Por las blasfemias contra el Inmaculado Corazón

Intención de la oración;

Amarla y servirla siempre

¡Os venero, oh gran Reina, y humildemente os agradezco todas las gracias y mercedes que hasta ahora me habéis hecho!

Inmaculada Virgen y Madre mía, María Santísima; a Vos que sois Madre de mi Salvador, Reina del mundo, Abogada, Esperanza y refugio de los pecadores; recurro en este día, yo que soy el más miserable de todos. Os venero, oh gran Reina, y humildemente os agradezco todas las gracias y mercedes que hasta ahora me habéis hecho, especialmente la de haberme librado del infierno, tantas veces merecido por mis pecados. Os amo, Señora amabilísima, y por el amor que os tengo, propongo serviros siempre, y hacer lo posible para que de todos seáis servida. En Vos, ¡oh Madre de Misericordia!, después de mi Señor Jesucristo, pongo toda mi esperanza; admitidme por siervo vuestro, defendedme con vuestra protección; y ya que sois tan poderosa para con Dios, libradme de todas las tentaciones y alcanzadme gracia para vencerlas hasta la muerte. Os pido un verdadero amor para con mi Señor Jesucristo, y por Vos espero alcanzar una buena muerte. ¡Oh Señora y Madre mía!, por el grande amor que tenéis a Dios, os ruego que siempre me ayudéis, pero mucho más en el último momento de mi vida: no me desamparéis hasta verme salvo en el cielo, alabándoos y cantando vuestra misericordia por toda la eternidad...

AMÉN


Verán que la intención de la visita no coincide con la oración a recitar. En las visitas tendremos la intención en nuestro corazón, y nuestra mente, de reparar a nuestra Santa Madre por la intención del día y por otro lado, la petición que haremos a Ella por medio de la oración que se reza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario