Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Sagrado Corazón y del Corazón Inmaculado de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

“Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre. Está cercado de las espinas que los hombres ingratos le clavan a cada momento, y no hay nadie quien haga un acto de reparación para sacárselas”

viernes, 21 de febrero de 2014

LETANÍAS A NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES

Corona de los Mártires, ¡ruega por nosotros!

Señor, tened piedad de nosotros.
Cristo, tened piedad de nosotros.
Señor, tened piedad de nosotros.

Dios, Padre celestial, tened misericordia de nosotros.
Dios, Hijo, Redentor del mundo.
Dios, Espíritu Santo.
Dios, trino y uno.

Santa María, rogad por nosotros.
Santa Madre de Dios,
Santa Virgen de las vírgenes,

Madre crucificada,
Madre dolorosa,
Madre afligida,
Madre abandonada,
Madre desolada,
Madre privada de vuestro Hijo,
Madre herida con una espada de dolor,
Madre llena de trabajos,
Madre espiritualmente clavada en la cruz,
Madre tristísima,

Fuente de lágrimas,
Cúmulo de padecimientos,
Espejo de paciencia,
Roca de firmeza y constancia,
Arca de confianza,
Refugio de los abandonados,
Escudo de los oprimidos,
Triunfadora de la incredulidad,
Consuelo de los desgraciados,
Salud de los enfermos,
Fortaleza de los débiles,
Puerto de los náufragos,
Calma de las tempestades,
Asilo de los tristes,
Terror de los insidiosos,
Tesoro de los fieles,
Luz de los Profetas,
Báculo de los Apóstoles,
Corona de los Mártires,
Consejo de los Confesores,
Perla de las Vírgenes,
Apoyo de los huérfanos,
Amparo de las viudas,
Alegría de los santos, rogad por nosotros.

Cordero de Dios, dadnos una mirada,
Cordero de Dios, libradnos de todo mal.
Cordero de Dios, socorrednos en todas nuestras necesidades.

ORACIÓN

Imprimid vuestras penas, Reina del cielo, en el fondo de mi corazón, a fin de que en ellas pueda leer y aprender dolor y amor; dolor, para sufrir con Vos y por Vos toda suerte de dolor; y amor, para despreciar con Vos y por Vos todo amor que no sea el de Jesús.

2 comentarios:

  1. Gracias por compartir esta bellísima página con nosotros.
    Que Ntra. Madre Santísima os siga bendiciendo y a vuestro apostolado.
    Muy afectísima y en comunión de oraciones en los Sacratísimos Corazones de Jesús y María, Karmel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que todo sea para mayor honor y gloria de Dios Nuestro Señor y veneración de su Santísima Madre y Madre nuestra María. PAX ET BONUM!

      Eliminar