Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Sagrado Corazón y del Corazón Inmaculado de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

“Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre. Está cercado de las espinas que los hombres ingratos le clavan a cada momento, y no hay nadie quien haga un acto de reparación para sacárselas”

domingo, 26 de mayo de 2013

¡OH VIRGEN MARÍA!, MADRE DE CRISTO SACERDOTE


¡Oh Virgen María!, Madre de Cristo Sacerdote
cuida a tus hijos sacerdotes y hazlos fieles ministros de tu Hijo. 


Madre toda pura e Inmaculada, preserva con tu pureza a tus sacerdotes. Que no se dejen vencer por el pecado, y sus vidas sean sal y luz de la tierra.


Madre Virgen y sin pecado, custodia con tu humildad a tus sacerdotes. Que no haya en ellos soberbia ni arrogancia, que solo busquen la gloria de tu Hijo. 


Madre de Dios y Madre de los hombres, rodea con tu amor a tus hijos sacerdotes. Que no se busquen ni se sirvan a sí mismos, que sean servidores de sus hermanos.


Madre asunta al cielo y reina, intercede por todos los sacerdotes. Que su afán no esté en la tierra y caminen con su pueblo hacia el cielo. 


Madre Corredentora y mediadora, defiende del mal a tus sacerdotes. Que no entreguen su corazón al mundo sino a la vida de oración y de la gracia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario