En este mes María sale a nuestro encuentro para tomarnos por la mano, para introducirnos en el Secreto de su vida interior y ser de esta manera el modelo y la norma de la nuestra

jueves, 11 de abril de 2013

LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA Y EL SANTO PADRE PÍO DE PIETRELCINA

"Cuando se pasa ante una imagen de la Virgen hay que decir: Te saludo, María. Saluda a Jesús de mi parte" (Santo Padre Pío)

El 15 de agosto de 1929 dijo: “Esta mañana en la fiesta de la Asunción, subí al altar a celebrar la Santa Misa lleno de dolores físicos y de angustias en el alma. Sentía morirme. Una angustia mortal invadía mi alma. Me llegó una tristeza insoportable. Pero después de comulgar vi claramente a la celestial Señora que me decía: Mi hijo y Yo estamos contigo. Puedes estar tranquilo. Tú nos perteneces y nosotros te protegeremos. Desde ese momento invadió mi alma una alegría tan grande como nunca había sentido un gozo semejante. Y así estuve todo este día de fiesta de la Santísima Virgen.

Después de esto exclamaba: Al recordar la presencia de Jesús sacramentado y de María Santísima, siento en mi corazón una llama de amor tan grande hacia ellos que ya no siento los dolores ni las penas. Y añadía: Quisiera tener una voz tan fuerte que lograra llegar con ella a los pecadores de todo el mundo para convencerlos que lo mejor será confiar siempre en la bondad y el poder de la Madre de Dios. Quisiera tener alas para poder volar por toda la tierra propagando la devoción y el amor a Jesús y a María

No hay comentarios:

Publicar un comentario