Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Sagrado Corazón y del Corazón Inmaculado de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

“Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre. Está cercado de las espinas que los hombres ingratos le clavan a cada momento, y no hay nadie quien haga un acto de reparación para sacárselas”

miércoles, 21 de noviembre de 2012

DIE 21 NOVEMBRIS, IN PRAESENTATIONE B. MARIAE VIRG.

Beáta Dei Génetrix María, Virgo perpétua, templum Dómini, sacrárium Spíritus Sancti, sola sine exémplo placuísti Dómino nostro Iesu Christo, allelúia!

Las tres fiestas, de la Natividad de la Santísima Virgen María, del Santo Nombre de María y de su Prensentación en el Templo, son el eco, en el ciclo marial, de las tres primeras fiestas del ciclo cristológico: Navidad, el Santísimo Nombre de Jesús y su Presentación ene el Templo. La fiesta de la Presentación existía ya en el siglo VI en Oriente y se introdujo en Occidente durante el siglo XIV.

La ofrenda de la Santísima Virgen en el Templo forma una misma con la de Jesús. Que también la nuestra se una a la de Ellos.

OREMOS

¡Oh Dios!, que has querido que la Santísima Virgen María, morada del Espíritu Santo, haya sido en este día presentada en el Templo; concédenos, que, por su intercesión, merezcamos ser presentados en el Templo de tu gloria Por Nuestro Señor Jesucristo. AMÉN

No hay comentarios:

Publicar un comentario